Tabaquismo

España cuenta con tantos fumadores como antes de la Ley Antitabaco

En 2005 entró en vigor la ley que prohibió fumar en lugares de trabajo en España y, posteriormente, en 2010 se endureció prohibiendo fumar en los lugares de ocio.

Desde entonces hasta ahora, la tasa de personas que afirmaban fumar a diario se mantenía por debajo del 30%. A día de hoy, esa cantidad ha aumentado, llegando al 34% de personas que fuma a diario, según la encuesta de consumo de drogas EDADES.

La ministra de sanidad, María Luisa Carcedo, ha indicado que hay que extremar el cumplimiento de la ley actual, llegando a plantear incluso nuevas restricciones, como vetar que se fume en los coches o en hogares con menores presente, algo que asegura que ve complicado, pues se trata de espacios privados.

Pero lo más alarmante de esta situación es que, si la subida general es de algo más de tres puntos, entre los jóvenes es de cinco. Por esta razón, Carcedo ha anunciado una campaña específica dirigida a menores y jóvenes para que no empiecen a fumar.

A su vez, Regina Dalmau, presidenta del Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo, afirma:

“Parte de la explicación es la dejadez y la pasividad, que tratándose de nuestro principal problema de salud pública denota una clara falta de sentido de la responsabilidad por parte de los Gobiernos implicados”.

Sin embargo, aunque el número de fumadores aumenta, la venta de cajetillas cae desde 2005. De acuerdo con los datos del Ministerio de Hacienda, en ese año se vendieron unos 4.600 millones de paquetes y, en 2017, fueron menos de la mitad, unos 2.200 millones.

La razón de esto puede ser que fuma el mismo número, pero lo hace mucho menos. Aunque hay que considerar la opción del cambio al consumo de tabaco de liar, del que en 2017 se vendieron 5 millones de kilos en España.

El consumo de cannabis también ha aumentado, siendo la droga ilegal más consumida, pero la quinta del cómputo total, por debajo de otras drogas legales como el alcohol, el tabaco o los analgésicos opioides.

Por último, el consumo de alcohol entre la población española de entre 15 y 64 años ha disminuido en los últimos años, pero aún así se mantiene en niveles muy altos.

Deja un comentario