Cultura preventiva

Cultura preventiva desde la infancia

¿Por qué no empezamos a sumergirnos en la cultura preventiva desde bien pequeños?

A veces, no tenemos conciencia de que podemos mejorar algo que llevamos toda la vida haciendo, no porque lo hagamos mal, sino por el simple hecho de que podemos mejorarlo, para que nuestra salud no se vea perjudicada a largo plazo.

¿Por qué hasta que  no somos adultos, no tomamos conciencia de los riesgos de nuestro día a día?

Ahora imagina, ¿y si es nuestro hijo, hermana, padre, o amigo el que corre peligro, el que está expuesto a un riesgo? Nos preocuparíamos mucho más, por el hecho de ser seres queridos.

Ponle remedio entonces, y empieza a concienciarlos desde pequeños.

Vamos a poner la situación al extremo, vamos a sensibilizarte mucho más:

Si tu hijo te dijese: «papá, estás nervioso, no conduzcas», «No fumes, que te haces daño en el cuerpo».

Se te encogería el corazón, ¿verdad?, porque tiene razón y duele.

¿Qué sería de tu hijo si a ti te sucede algo? ¿Cómo vas a jugar al futbol con tu hijo si te duele la espalda o te lesionas en el trabajo?

Deberíamos tender a que en todos los estamentos de la sociedad la prevención de riesgos se tenga en cuenta, ya que, al final nos va a afectar a todas las parcelas de nuestra vida.

Enseñamos a nuestros hijos a tener unos hábitos saludables: alimentación variada (evitando los dulces), normas de higiene (lavarse los dientes, las manos, no coger nada del suelo…), y un largo etcétera de situaciones que van surgiendo y que nos sirven para educarles.

¿Tenemos que esperar a que sean adultos y trabajen para advertirles de los riesgos que tenemos cuando trabajamos?

Hemos educado a nuestros hijos a llevar el cinturón de seguridad en el coche. Podemos educarles también en materia de prevención de riesgos laborales.

cultura preventiva
cultura preventiva desde la infancia

Al final, todos trabajarán y tendrán unos riesgos u otros, pero está en nuestra mano que sepan que incluso en el trabajo podemos evitar los riesgos y que es importante tener una calidad de vida derivada de cuidarnos a nosotros mismos y cuidar de los demás.

Todos tenemos la responsabilidad de que exista una concienciación global en materia de prevención.

¿Por qué no formamos a nuestros futuros trabajadores antes de que adquieran hábitos y lleven 20 años arriesgando su seguridad y salud y pensando que es la mejor forma de trabajar? Desde casa, desde los colegios, las mutuas, las asociaciones vecinales, etc.

Tenemos que trabajar para el día de mañana no tengamos que aprender las cosas a base de consecuencias si no que sea algo innato en nosotros cuidar de nuestra salud laboral.

¡La sensibilización y la concienciación son fundamentales en la prevención de los riesgos laborales!

Deja un comentario