enfermeros

Enfermeros, los héroes invisibles

Cuántas veces hemos oído ese dogma quirúrgico de «mira, haz y enseña» como método de aprendizaje.

El método funciona, de hecho ha servido durante años. Gran parte de la educación y evolución del médico en formación es debida a la generosidad, orientación y enseñanzas transmitidas por las enfermeras.

Cualquier residente, tarda pocos días en aprender el incalculable valor de contar con la enfermera para su formación.

Son la primera línea del trabajo médico, mano a mano con las familias y los pacientes.

Luchan con el dolor y la enfermedad, pero desde luego también contra el miedo y la soledad. No es frecuente encontrar otra profesión con el grado de dedicación que muestran una inmensa mayoría de enfermeras.

Confía en los ojos de las más veteranas para poder estar en varias partes al mismo tiempo, aprende de la dedicación y compasión que muestran las más jóvenes. Si una enfermera te dice que «algo no va bien», ve a mirar.

Todos tenemos nuestra responsabilidad en hacer que la orquesta suene bien, pero pensar que hay un único director es una mala estrategia. Cada grupo de instrumentos debe colaborar y prestarse atención mutuamente para que el trabajo suene lo mejor posible.

El trabajo como médico es acumular, asimilar y actuar con la mayor cantidad de conocimiento, y tienen al lado al apoyo más valioso necesitarán para cumplir con su juramento.

Deja un comentario