PCR para viajar

Hasta hace unos meses pocas personas habían escuchado hablar de las PCR para viajar. A raíz del Covid 19, se ha convertido en una palabra muy familiar para todo el mundo. Se trata de una prueba que consiste en la introducción de un bastoncillo en la nariz o en la garganta para comprobar si existe algún rastro del virus. A día de hoy existen incluso test PCR a domicilio para comodidad de todo el mundo.

Pruebas para viajar

Existen tres pruebas para detectar si hay presencia del virus en el organismo. Una es una analítica de sangre con la que se puede comprobar incluso si ha generado anticuerpos. Por otra parte, hay dos pruebas que se usan para saber si existe infección en el momento actual: el test rápido que aporta un resultado en unos 15 minutos y el PCR que aporta unos resultados mucho más fiables en unas 48 horas.

Una vez se ha realizado alguna de estas pruebas y han salido negativas, será el momento de viajar al destino que prefieras. En el caso de que la prueba saliera positiva y ya se haya realizado una reserva del viaje o incluso se hayan pagado los vuelos, es posible recuperar lo gastado gracias a la contratación de un seguro de viaje que cuente con la cobertura de anulación. De esta forma, y dentro de los límites con los que cuenten las diferentes pólizas existentes, será posible recuperar el dinero que se haya invertido en el viaje si finalmente no se puede viajar por haber dado en el PCR o en el test de antígenos positivo.